Estudios de opinión y mercado
Teléfono: 01 800 123 456
E-mail: ideasfrescasconsulting@gmail.com

La productividad es algo muy importante en cualquiera que sea nuestra rama de trabajo. Las empresas siempre están en la búsqueda de que su personal se vuelva más productivo día con día, ¿Pero qué pasa cuando se trata de productividad a nivel personal? ¿Son ciertas personas intrínsecamente más productivas que otras? ¿O su productividad proviene de hábitos que han desarrollado a lo largo del tiempo?

La respuesta es probablemente un poco de ambos. Algunos de nosotros estamos naturalmente dispuestos a ser más productivos, pero definitivamente hay formas sencillas que podemos aplicar para aumentar nuestra propia productividad y la de los equipos que administramos.

1. Limita las distracciones.

Las distracciones llegan desde todos lados. Una notificación zumbando en un teléfono, un correo electrónico que llega a la bandeja de entrada o las preguntas que nos envían nuestros colegas; son imposibles de evitar pero pueden ser manejados. Un estudio de la Universidad de California en Irvine descubrió que le toma a alguien de cerca de 25 minutos volver a encarrilarse con la tarea en la que estaban trabajando si tienen que lidiar con una distracción no relacionada.

Apagar las alertas de su correo electrónico y poner su teléfono en Modo Avión cuando está trabajando en una tarea importante puede ayudarlo a saber que hay fin, incluso hay aplicaciones que puedes usar para bloquear esos sitios web que distraen mientras trabaja.

 
2. Optimiza tu tiempo.

El tiempo es uno de nuestros recursos más preciados, todas las personas productivas que conoces seguramente son expertas en hacer el mejor uso de su tiempo. En un artículo publicado en Harvard Business Review, Peter Bergman describe la “magia de las reuniones de 30 minutos” y argumenta que los horarios de las reuniones surgieron por conveniencia y no por utilidad. Afirma que las reuniones más cortas mantienen a las personas enfocadas, energizadas y en el camino correcto de la productividad. Google Calendar es una buena opción para ponerte tareas con horarios meta.

3. Se un experto en tu materia.

Las personas más productivas no dudan en pedir ayuda, sin embargo la mayoría de ellas no la necesitan ya que con conocimiento y experiencia, son capaces de hacer las cosas bien y rápido, sin sacrificar la calidad por la velocidad. Adquirir nuevas habilidades intencionalmente para ampliar tu experiencia te ayudará a ser más hábiles, más exigente y más rápido a la hora de ejecutar tus tareas.

4. Optimiza todo.

La optimización y la productividad van de la mano. Lo vemos una y otra vez cuando las empresas comienzan a utilizar soluciones de gestión de la fuerza de trabajo basadas en la nube y en dispositivos móviles para optimizar la forma en que operan. Las personas más productivas no tienen miedo de adoptar nuevas soluciones y nuevas tecnologías como “hacks de productividad” para hacer más en menos tiempo.

5. Trabaja con un propósito.

Las personas altamente productivas piensan en el final de sus vidas. Definen cómo quieren ser recordados. Qué legado quieren dejar. O que quieren lograr con una tarea en especifico. Luego, trabajan hacia atrás para lograr esos objetivos. Al definir tu propio propósito y el legado que deseas dejar, siempre tendrás algo por lo que esforzarte. No olvidemos que esto también aplica a nosotros a nivel individual y no solo empresarial.

 

Recuerda que estas son solo unas sencillas recomendaciones para mejorar tu productividad, pero no olvides que a final de cuentas lo que importa para logarlo es ser intencional.